O se asume el cambio o desaparecerás

Desayunaba esta mañana con la lectura del blog de Nacho Cardero en El Confidencial, la lectura iba de la inminente bajada de los 140 grandes bancos europeos a unos 40 en breves fechas; ponía como ejemplo la visita de una gran empresa europea, cotizada en el Eurostoxx 50 y dedicada al mundo asegurador, a la sede de Facebook. Lejos de recibirles Mark Zuckerberg les recibió una mozuela que no llegaba ni a becaria según los perfiles de la aseguradora, después de un evidente enfado por parte del “súper” empresario europeo, la chica en cuestión les realizó unas preguntas y les espetó: “Si ustedes solo hacen seguros y no son lo suficientemente flexibles para adaptarse al entorno digital, lo más probable es que en menos de 10 años hayan desaparecido…”. Me hubiese gustado ver la cara del ínclito asegurador pero hay un hecho indiscutible, la empleada de Facebook, tenía razón, ¡vaya si la tenía!

Podemos hacer caso omiso a lo acaecido en los últimos diez años, podemos negar la evidencia de que el móvil, -haga un ejercicio fácil: eche un vistazo a las app de su smartphone-, ha provocado el cierre de empresas, -muy ufanas ellas con sus últimas cuentas de resultados-, dedicadas a los más variopintos y divergentes sectores: cámaras de fotos digitales, cámaras de vídeo, navegadores, incluso linternas. Los cambios son un hecho y lo que hoy es cierto mañana puede ser obsoleto y estar condenado a la desaparición.

No hace tanto tiempo existía un axioma dentro del mundo empresarial: “el pez grande se come al chico”, hoy esto no es real, hoy el pez rápido se come al lento independientemente de su tamaño; infinidad de oportunidades se abren a la PYME, se puede competir y hasta ganar a las grandes corporaciones, eso sí, se deberá vivir en permanente cambio, con la cintura ágil y preparada al movimiento.

Nacho Cardero, escribía sobre la desaparición de un centenar de grandes bancos, yo abundo, o esos cuarenta restantes se suben al carro digital o Google, Samsung o Amazón, les comerán el terreno sin que casi se den cuenta de lo que está ocurriendo. Los taxistas no se creen todavía que Uber les vaya a comer el terreno, de la misma manera que las empresas de transportes de viajeros por carretera están a “verlas venir” con BlaBlaCar. Las Agencias de Viajes son esos locales vacíos que hacían lo que ahora hace Trivago y similares; ¿alguien va a contratar el seguro de su coche, moto o casa a alguna de las agencias de seguros que todavía resisten en nuestras calles y avenidas? Es probable pero seguro que antes ha echado un vistazo a Rastreator o similares.

El ser humano es tendente al conservadurismo, a vivir es su zona de confort; no olvidemos que las organizaciones empresariales están dirigidas por estos humanos y en un porcentaje excesivamente elevado no están por la labor de aprovechar el cambio, es más, se niegan a siquiera intentarlo. Herramientas empresariales en funcionamiento desde hace décadas, para una gran cantidad de pymes son novedades o “cosas” de gran empresa. El Mercado, osea el empedrado, es el culpable de sus males; como dice el Gerente de Consultoría de mi empresa, Lorenzo Garrido: “no hay peor decisión que la indecisión y no hay peor acción que la inacción”. Sólo existen dos opciones: asumir el cambio y prepararnos para utilizarlo a nuestro favor o ejercer de avestruz y echar la persiana.

Seguro que habrá lectores que me tachen de agorero, seguro, yo sólo les digo que apuesten por Tesla.

Recursos humanos o relaciones humanas

En más de una ocasión me he referido a los recursos humanos como relaciones humanas, probablemente mi cerebro me haya jugado malas pasadas y aún sabiendo el significado de RRHH mi mente se haya trasladado a las relaciones. Sin duda los profesionales somos un recurso, probablemente el recurso y el activo más importante en una empresa pero los recursos con entidad propia se deberían tratar con las relaciones. ¿Es esto así? Pues en la inmensa mayoría de los casos no.
Ayer tomando café con un íntimo amigo comentó la situación de un empresario amigo común, éste se encuentra abocado al infarto ineludiblemente. Tiene una organización con cierta entidad empresarial, una cifra de negocio en dobles dígitos hablando en millones de euros, varias sedes y unos 70 empleados en dicha organización. ¿Disfruta de la empresa? Pues no. A las 09:30 h. de cada día ya se encuentra harto de la jornada. Todo pasa por sus manos, de perfil desconfiado necesita estar en contacto con todas las áreas de negocio y controlarlas, eso sí, en sus quejas de las 09:30 h. habla de sus malos empleados, de que no hacen lo que debieran, de que… Le pregunté a mi amigo si creía que este empresario dejaba claro los objetivos de cada uno de sus empleados y si estaban lo suficientemente motivados y remunerados. Su contestación fue una sonora carcajada.
Queremos tener una organización capaz y eficiente pero no hacemos nada para conseguirla, bueno sí, nos quejamos. Esta claro que en este tipo de empresas existen recursos y existen humanos, lo que no existe son las relaciones.
Tengo la inmensa suerte por mi profesión de sentarme con cientos de empresarios al año y en un porcentaje superior al 90% comenten los mismos errores en RRHH perpetuados en el tiempo. Algo inmensamente común es el ascenso erroneo, utilizaré el área comercial como mejor ejemplo de esto. Lo más habitual en este área es ascender a jefe de ventas, jefe de equipo o director comercial a los mejores vendedores, error. Qué nos hace pensar que un excelente vendedor es un excelente líder, motivador, empático y a quien seguirá ciegamente su equipo. Para empezar ya hemos eliminado un buen activo, perdemos sus ventas por una aventura que se antoja, como mínimo, incierta; y no aplicaré el Principio de Peter que dice que a todos se nos asciende hasta el máximo nivel de incompetencia. Fernando Hierro a través de la Universidad Europea de Madrid pone un ejemplo de líder capaz sin tener un talento especial dentro de una materia y en un equipo determinado, utilizando como ejemplo su etapa en el Real Madrid como jugador. Dice Fernando que en aquella época el líder del equipo ni siquiera jugaba pero inspiraba y generaba un entorno y presentaba unos objetivos que hacía mucho mejores a los que realmente tenían más talento futbolístico que él. Habla de que lo ideal seria que Messi o Ronaldo fuesen los líderes de sus equipos pero tener un especial talento y compromiso con el trabajo para aumentar ese talento no capacita para ser el mejor líder.
Si este ejemplo lo explico en cualquier reunión empresarial estoy seguro que se comprendería y me darían toda la razón, entonces por qué no se aplica en nuestras organizaciones. Muchas veces lo sencillo se torna complicado y todavía más si choca con posiciones graníticas, “así se ha hecho toda la vida y ha funcionado”, ¿seguro?
En multitud de ocasiones las organizaciones empresariales disponen de un talento inmenso totalmente desconocido por la propiedad o por la gerencia, muchas veces se busca el talento fuera cuando se dispone de él a raudales en el interior. Todo es monetizable en la empresa, muchos se asustarían del lucro cesante obtenido durante décadas por tener recursos humanos en vez de relaciones humanas.

Ángel Francisco Casco Delgado.

El futuro en un entorno VUCA

Seamos realistas, vivimos en un entorno que ha cambiado enormemente, cuando yo nací nadie pensaba que esos retoños serian ingenieros informáticos, de la misma manera que ninguno de los que actualmente somos padres cuando nacieron nuestros hijos pensábamos que alguno de ellos seria ingeniero robótico. El problema no es que vivamos en un mundo que ha cambiado, lo que realmente nos debería preocupar es que es cambiante y las evoluciones o tendencias serán cada día más rápidas y traumáticas. El smartphone es un agujero negro que ha engullido a la industria de las cámaras de fotos, los relojes, los despertadores e incluso a la industria de las linternas, estos agujeros negros continuarán naciendo y engullendo empresas por lo tanto no deberíamos dar nada por sentado.
Allá por los noventa, el ejército americano, -una vez más la empresa adquiere soluciones del mundo militar-, puso sobre la mesa el entorno VUCA, acrónimo de las palabras inglesas volatility, uncertainty, complexity y ambiguity, volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad. Convendremos que esto no es nada nuevo pero es hoy donde se hace más patente esta realidad. Si a ello unimos el concepto millenials en relación a lo que debería ser las nuevas RRHH y que yo personalmente creo que el camino para gestionar todos estos cambios es el Design Thinking, les formará un cóctel de acrónimos y anglicismos que si se desconocen hará que, o bien dejen de leer este artículo, o no se enteren de nada.
Bien, vayamos por partes. El título y primer concepto esgrimido en estas frases es el de entornos VUCA, ya sabemos de dónde viene y qué significa este acrónimo. Insisto en la realidad de que nuestro mundo ha cambiado pero eso no seria noticia ya que lo lleva haciendo desde antes de la primera bacteria sobre la faz de la tierra. Lo que ahora nos preocupa es la velocidad de ese cambio. ¿Alguien, hace dos décadas, pensó que a fecha de hoy no existiría ni Motorola ni Nokia?, correcto, nadie. Y es precisamente esto lo que debería preocupar a toda empresa que además sea más pequeña que las dos antes mencionadas. Como diría el ínclito consultor, Emilio Duró, “ya pero eso a mí no me pasará”, esto se dice sin observar el dato de que la vida media de las empresas en Europa es de 17 años y que en España esa vida media baja hasta los 11,69 años; si a esto unimos que de un millón ciento cincuenta mil mercantiles que existen en nuestro Reino sólo pasan de los cien años 40 de estas mercantiles, deberíamos empezar a tomar conciencia de la realidad. No hay que tener miedo al cambio, deberíamos tener pánico al inmovilismo. los entornos VUCA deberían hacerse frente con líderes VUCA. Siempre, ineludiblemente, han existido empresas y líderes que aprovechan las situaciones a su favor. La suerte existe en los juegos de azar, en la empresa sólo existe una serie de concatenaciones que dan lugar al éxito o no.

Según un artículo de HR People&Strategy se necesitan organizaciones ágiles, adaptativas y líderes con esas capacidades para dirigir en un entorno VUCA. De la lectura de dicho artículo se puede deducir que los KPI´s, (key performance indicator), siguen manteniendo su validez pero esta debe ser una herramienta más, a ellos se debería unir los indicadores de agilidad o KAI´s, (Key Agility Indicators). En el mundo animal sobrevive el ser adaptativo, el hombre como tal también me da la razón en este punto, hemos sido capaces de colonizar y mantener una vida relativamente cómoda en terrenos inhóspitos, desiertos, polo, tundras; y esta realidad se ha conseguido por nuestra capacidad de adaptación. El mundo ha cambiado y será cambiante, por lo tanto se deberá recuperar esa capacidad de adaptación al entorno, las empresas que triunfarán serán aquellas que sean ágiles de cintura, independientemente de su peso o volumen.

He hablado también de los millenials, que no son otra cosa que esa generación que se está incorporando al mercado laboral y los que se incorporarán. Como todas las generaciones, tienen una idiosincrasia particular, unos valores determinados y unas ventajas e inconvenientes particulares. Estos profesionales serán diferentes, buscaran entornos win-win, no les valdrá sólo saber lo que la organización espera de ellos, la empresa deberá saber qué es lo que ellos esperan. Tienden a no creerse todo aquello que ellos no puedan observar y palpar, no aceptarán los actos de fe por lo que se deberá ser muy claros y olvidarse de entelequias vacuas. Prefieren retos en los cuales puedan lucir sus dotes y capacidades y de igual manera quieren las recompensas y las loas en ese mismo instante, quieren exhibirse, para ellos es algo natural. Son protagonistas y quieren serlo, no esperarán mucho tiempo sin que la organización les reconozca y valore en su medida. Para esta generación la empresa no lo es todo, es un camino más de realización personal y debe ir acompañado de su tiempo personal, valoran el ocio y su tiempo por encima de emolumentos superiores. Buscan el movimiento constante, la motivación continua, si una empresa no es capaz de darles esto, no dudarán en cambiar de aires.

Vivimos tiempos diferentes y diferente debe ser el modo de afrontarlo. Pero no sólo deberemos fijarnos en los cambios del entorno y del personal que viene, sino está ya, debemos observar y tratar al cliente de diferentes maneras. ¿Queremos aumentar nuestras ventas?, pues debemos disponer de un tiempo al día donde quitarnos la corbata, ponernos camisetas y comenzar a ser creativos y empáticos. Debemos empezar a utilizar el Design Thinking.

El Desing Thinking es una metodología para aportar valor creando ideas novedosas:

ENTENDER>>OBSERVAR>>DEFINIR>>REALIZAR>>TESTEAR

Desde que alcanza mi memoria he intentado siempre, en cualquier situación, personal, deportiva o profesional, ponerme en el otro lado, saber que haría yo en las circunstancias de mi interlocutor o mi rival; en algunos caso se puede transcribir como empatía. No se trata de bondad, siempre lo he hecho para obtener una ventaja competitiva, si dispongo de una información antes de que este se muestre, juego con ventaja, la ventaja de anticiparme a la muestra de esa información. No se trata de buscar las objeciones, se trata de contrarrestarlas antes de que se produzcan. El valor de la creación será fundamental en cualquier organización que pretenda continuar en el tiempo y estas creaciones vendrán de locuras que en multitud de ocasiones generarán un fracaso. Se deberá pues perder el miedo al error, el acierto de hoy viene de los errores del pasado. LA EAE Business School dice del Desing Thinking que es la habilidad de conocer al máximo nivel a nuestro cliente, pasado, actual y futuro. Aquí, el nuevo sistema de liderazgo a implantar será la figura del guía motivador y retador de un equipo no homogéneo que utiliza la retroalimentación como catalizador del éxito en la creación.

Este es el nuevo mundo en el que vivimos, de nuestra capacidad para entenderlo y utilizar las herramientas, internas o externas, que tenemos a nuestra disposición, dependerá el futuro y el éxito de las organizaciones empresariales y del mundo en el que nos movemos.

Ángel Francisco Casco Delgado

Expertos en coaching

No es nada nuevo, ya llevamos años viendo como una nueva práctica, nacida no sé dónde, se implementa en una gran cantidad de currículos. El coaching.

Creo que ya sabrán de lo que estoy hablando pero por si acaso les transcribo la definición que la wikipedia dice de esta práctica: “anglicismo que procede del verbo to coach «entrenar» es un método que consiste en dirigir, instruir y entrenar a una persona o a un grupo de ellas, con el objetivo de conseguir alguna meta o de desarrollar habilidades específicas”. ¿Claro, no?. Bien, hace tiempo indagué sobre el tema para ampliar mis habilidades dentro de mi quehacer diario.  Hete aquí que en ello vi a un jugador de baloncesto, por aquello del grupo, del equipo, -pero si yo empecé a jugar a baloncesto con 7 años y aún hoy con mis 48 febreros juego mis pachanguitas todas las semanas-, bueno pues aquí juego con ventaja. No me resigné, me encanta aprender y si de baloncesto algo entiendo, otras opciones del coaching me podrán formar.

Imagen

En mi búsqueda doy con una amiga mía, amiga de foros en internet, Sandra. ¡Anda! pero si es psicóloga; yo siempre la vi como piloto de enduro, que es nuestro nexo de unión. Es psicóloga, como digo, y se dedica al coaching aunando su profesión con su pasión, las motos de enduro. Su enseñanza a través del enduro es: “tu mente es el límite”. Prepara a personas, utilizando esta disciplina del motor, que yo siempre he dicho que es una escuela de la vida; los obstáculos, para un endurero, es una diversión, cuanto más difíciles se ponen las cosas más nos divertimos. Bueno pues otro campo de esta especialidad que controlo.

Imagen

Ya sé de la importancia del equipo en la empresa a través del baloncesto, -y decía mi padre que eso de la pelotita y la canasta era una pérdida de tiempo-, que no sé si es por ello o no pero es cierto que me desenvuelvo perfectamente en ellos, sé de roles, de fomentar aptitudes, de controlar egos o de compartir triunfos y asumir derrotas como propias. Sé de la importancia de no desfallecer ante las adversidades a través del enduro, – aquí en contra de mi esposa que me decía que las motitos no me iban a traer nada bueno-, y no sólo sé de ello, también conozco por el enduro lo que es el compañerismo, “nunca se deja a un compañero solo”, o el esfuerzo, hay momentos de picos por encima de 200 ppm. donde o “tiras” o no subes. Bueno, otra cosa más que ya sé.

Sigo indagando, como buen endurero no me doy por vencido. Leo que se fomentan valores que la sociedad actual no enseña. Mal asunto que no lo haga. Y la memoria me lleva a mi infancia en Puertollano, cuando era ranger de la patrulla de los lobos dentro del Grupo Scout Don Bosco.  ¿Valores?, aquí Agustín, un cura salesiano, o mi hermano Pepe Nieva, a la sazón mi jefe de tropa, me enseñaron lo que es el honor, la dedicación, la amistad, el sacrificio, la bondad, el esfuerzo, en definitiva y parafraseando a Baden Powell, intentar dejar este mundo mejor de lo que nos lo hemos encontrado.

ImagenImagen¡Vaya!, parece que en esto del coaching juego con ventaja. Pero continúo haciendo memoria y esta me lleva al año 1994 y a las pruebas de selección para el Camel Trophy de ese año. De entre más de 40.000 solicitudes fui uno de los escogidos para, -seguro que hoy sería un curso excelso de coaching-, pasar un fin de semana con Miguel de la Quadra Salcedo, -sin duda que su participación en cualquier sesión de esta materia, sería excepcionalmente remunerada-, en la preparación-selección de una de las pruebas más duras que han existido a nivel físico y sobre todo mental.

Imagen

Sigo pensando en mi pasado y veo que el skateboarding, el full contact o la cantidad de experiencias que he vivido, me han enseñado lo que varios años de coaching.

Imagen

Imagen

ImagenImagenHay masters en la materia, así que visto lo visto creo que deberían convalidarme todas las asignaturas y darme el título. ¿Jactancia? No. Siguiendo los parámetros de cualquier experto en coaching, conocimiento intrínseco y real de mis capacidades.

Datos a tener en cuenta.

Diego Sánchez de la Cruz

Ya está disponible la última edición del Índice de Libertad Económica que presentan anualmente el Instituto CATO y el Instituto FRASER. Descarguen el documento completo aquí. Pueden leer mi nota sobre el análisis dedicado a España aquí.
En línea con estos hallazgos tan reveladores, les recomiendo este vídeo sobre libertad económica y calidad de vida:

Ver la entrada original